Fascitis plantar

 , Fisioterapia, Salud

La fascia es un tejido fibroso y resistente que envuelve los músculos de la planta del pie y los fija a los huesos. La fascia plantar se origina en la tuberosidad medial del calcáneo (talón) y se extiende hasta los dedos formando el arco plantar. Las funciones de la fascia plantar son ayudar a la musculatura intrínseca en el sostén del arco longitudinal interno del pie y transmitir las fuerzas de tensión desde el tríceps sural (formado por los músculos gemelos y sóleo) hasta los dedos.

La fascitis está producida por la inflamación de este tejido principalmente en su origen en el talón. Ésta inflamación produce dolor localizado en la zona interna del talón, que puede irradiarse hacia el borde interno del pie.

Causas:

La inflamación se produce cuando la fascia sufre una distensión, desgarro o rotura. Son comunes los microtrautismos producidos por sobrecarga y puede relacionarse con:

  • Problemas en el arco del pie (pie plano o cavo).
  • Correr largas distancias, cuesta abajo o sobre superficies desiguales.
  • Obesidad, aumento de peso de manera repentina o embarazo.
  • Tensión en el tendón de Aquiles (el tendón que conecta los músculos de la pantorrilla con el talón).
  • Uso de calzado inadecuado con soporte de arco deficiente o suelas blandas.
  • Cambio de actividades.

Síntomas:

El dolor en la zona inferior del talón y la rigidez son los síntomas más comunes. El dolor suele localizarse a punta de dedo aunque puede irradiarse y provocar molestias a lo largo de cualquier punto de la fascia plantar.

El dolor generalmente es peor:

  • Con los primeros pasos tras despertarse o después de pararse o sentarse un rato.
  • La bipedestación mantenida.
  • La marcha prolongada.
  • Al subir escaleras.
  • Al caminar, correr, saltar o practicar una actividad intensa.

Tratamiento:

Desde el tratamiento conservador hasta la cirugía en casos más persistentes existen varios tratamientos para la fascitis plantar:

  • Tratamientos físicos: electroterapia, termoterapia, fisioterapia, etc.
  • Tratamientos médicos: antiiflamatorios, infiltraciones.
  • Tratamientos ortopodológicos: soportes plantares (plantillas).

 

En el 90 % de los casos de Fascitis Plantar el tratamiento conservador es eficaz y la fisioterapia puede ayudarte a reducir el dolor, disminuir el estrés sobre los tejidos, restaurar la flexibilidad tisular y restaurar la fuerza muscular mediante las siguientes técnicas:

  • Ejercicios físicos dirigidos a flexibilizar y a fortalecer la musculatura de la región.
  • Vendaje funcional.
  • Masaje y técnicas miofasciales.
  • Vendaje neuromuscular.
  • Punción seca.

Cada fisioterapeuta valorará cual es el tipo de tratamiento más acertado, modificándolo si es preciso para adecuarlo al proceso y a las características individuales del paciente.

Cristina De Arriba García – Fisioterapeuta CL47/2312

Bibliografía:

  1. Sánchez Rodrígueza, A. Martínez Novaa, B. Gómez Martína, PA. Fraile García. Fascitis Plantar. Tratamiento ortopodológico. Vol. 29. Núm. 2. Marzo 2007. https://www.elsevier.es/es-revista-fisioterapia-146-articulo-fascitis-plantar-tratamiento-ortopodologico-13101064#elsevierItemBibliografias

 

  1. Rodríguez D, Cerdeño J.D. Fascia Plantar. Fascitis Plantar vs. Fasciosis. Revisión de la terapéutica podológica actual. Revista Internacional del Ciencias podológicas. ISSN: 1887 – 7249 (2010).

 

 

  1. Parra Gómez A. Diagnóstico diferencial de la fascitis plantar. Trabajo final de grado. Universidad de Barcelona. 2014. https://diposit.ub.edu/dspace/bitstream/2445/60247/1/60247.pdf

 

 

  1. Cerdeño Arconada J.D, Casas Requejo C. Revisión bibliografica de la fascitis plantar. 2014. https://www.efisioterapia.net/articulos/revision-bibliografica-fascitis-plantar

 

  1. Fascitis plantar. Página actualizada 05 junio 2017. https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/007021.htm

 

 

 

Últimas Noticias

Deja tu opinión