Todo es vibración

 en Armonía

Toda materia está constituida por energía vibrando a diferentes frecuencias. La diferencia entre los distintos estados de la materia es la vibración, la forma en la que vibran las partículas determina como se unen y dan lugar a las cosas que conocemos.

Si seguimos profundizando en este aspecto, veremos que la única diferencia entre una célula sana y una enferma es la vibración de sus partículas. La física cuántica está desvelando esta verdad, que antiguas civilizaciones ya conocían.

El sonido, aplicado mediante diferentes métodos, algunos ancestrales, otros muy actuales, aplicado con la conciencia adecuada maneja la vibración de la materia para crear armonía.

El sonido hace vibrar los átomos que conforman nuestras células devolviéndolas la vibración original y por lo tanto generando un espacio para la sanación. Igualmente penetra en nuestra mente inconsciente ayudando a liberar antiguos patrones arraigados, promoviendo el cambio y generando el aprendizaje necesario en cada proceso de nuestra vida que identificamos como problema.

Cuencos tibetanos, cuencos de cuarzo, cuencos alquímicos, diapasones… son ejemplos de formas de utilizar el sonido como método de sanación vibracional.

La materia vibra, y produce un campo de vibración alrededor de los objetos que forma. En algunos minerales, estos campos electromagnéticos son coherentes con las vibraciones presentes en los centros energéticos del cuerpo humano.cuencos_gemoterapia

Al colocar gemas o minerales de forma consciente sobre el cuerpo, se armonizan los desequilibrios presentes en los centros energéticos, como los chakras, en los órganos e incluso en los campos energéticos más sutiles que influyen en nuestras mentes, emociones, estados de ánimo… La gemoterapia es un método que utiliza la vibración de la materia con intencionalidad para devolver la vibración coherente a las células. Con este mismo principio se pueden armonizar espacios, ya que estos influyen en nuestra salud.

Un ejemplo son las líneas Hartman que recorren la tierra formando una cuadrícula. La presencia de estas líneas en nuestras viviendas, denominadas geopatía, afecta a nuestros campos energéticos y se presentan de diferentes formas en nuestro cuerpo como dolor de cabeza, insomnio, estrés… La utilización de elementos armonizadores, como el mineral Shungit, corrige o minimiza los efectos en el organismo de estas vibraciones nocivas.

En Centro Fisedi, empleamos estas y otras técnicas energéticas que buscan el equilibrio y la armonización en la vibración de nuestro cuerpo y mente, como manera natural de enfrentar las dolencias que nos afectan.

Gemoterapia y vibración

¿Quiéres conocer la terapia?

Noticias más leidas

Deja tu opinión